¿Por qué duele el hombro durante la noche?

En que consiste la cirugía de hombro y quienes se pueden beneficiar de ella
30 diciembre, 2019
Cosas que debes de saber cuándo tu hombro se disloca por primera vez
30 diciembre, 2019

Uno de los motivos más frecuentes por el cual acuden nuestros pacientes a consulta de primera vez por dolor de hombro, es porque refieren ¡mi hombro no me deja dormir!

A continuación, explicaremos a nuestros lectores porque el hombro lastimado genera dolor al dormir, disminuyendo significativamente las horas y calidad del sueño, y consecuentemente el rendimiento y calidad de vida.

Una de las características en el hombro lesionado es que genera dolor nocturno, y particularmente  dormir de lado sobre el brazo afectado resulta imposible. Esto se debe a que, en condiciones de funcionamiento normal (cuando hay un adecuado balance de músculos y ligamentos) el hombro tiene la capacidad de adaptarse  a cualquier posición cuando dormimos: llámese boca arriba, boca abajo o de lado. De manera contraria, cuando alguna de la estructuras (ligamentos del hombro y/o músculos y tendones del hombro) se encuentran lesionadas, este balance y capacidad de posicionamiento de la articulación se pierde, resultando en una sensación de incomodad y/o dolor de hombro durante las horas de sueño.

Al igual que con el resto de nuestros problemas en general, el grado de molestia o dolor de hombro nocturno estará determinado por la severidad del problema. En pocas palabras, cuando la lesión del hombro es pequeña o inicial, los síntomas se presentaran (dolor) de manera ocasional y de intensidad leve y tolerables. Sin embargo, cuando la lesión es significativa (moderada o grande) los síntomas se vuelven difíciles de controlar ameritando toma de medicamentos, que en ocasiones se toman de manera prolongada y con dosis altas.

Otros aspectos importantes en relación al  grado de dolor del hombro durante la noche, y que ayudan a orientar al especialista en la toma de decisiones para manejar un paciente con este padecimiento, son:

1.       El grado de dolor traduce el grado de complejidad de la lesión. Cuando el dolor tiene ya tiempo y los síntomas han persistido a pesar de múltiples tratamientos, habitualmente se requiere de la reparación quirúrgica (Cirugía de hombro) de las estructuras lesionadas para mejorar la función y quitar el dolor. De manera contrastante, cuando la lesión es pequeña o inicial y los síntomas son leves, habitualmente con medicamentos, fisioterapia de hombro, y un programa de acondicionamiento físico de la articulación (ejercicios de hombro), es posible compensar el pequeño desajuste de la lesión y mantener el funcionamiento del hombro libre de dolor.

2.       El grado de dolor nocturno de hombro impactara de manera proporcional a la calidad de vida. A mayor dolor menor la calidad del sueño, y a peor calidad del sueño menor el  rendimiento durante horas productivas (ej. Laborales). Esta situación en particular es en la que deberá basarse el paciente en cuanto a la necesidad y urgencia de arreglar el problema. La famosa frase de “me dijeron que me tengo que operar el hombro” hace referencia a esta situación. La necesidad de pasar a opciones y tratamientos más agresivos (Cirugía) para arreglar tu problema de hombro, deberá basarse en que tanto este problema afecta tu calidad de vida. Por lo tanto, la decisión y necesidad de una persona para operarse (cuando otros métodos no funcionan, por ejemplo medicamentos y fisioterapia) deberá basarse en que tanto afecta este problema a mi calidad de vida.

El dolor de hombro nocturno, se presenta con mayor frecuencia en población arriba de 40 años en las cuales es más frecuente encontrar lesiones de hombro por desgaste. Por otro lado y aunque con  menor frecuencia también se presentan en gente joven, sin embargo las causas no suelen ser debidas a desgaste, sino más bien lesiones por sobreuso (deportistas) o por accidentes.

En general, las lesiones que generan dolor nocturno de hombro se pueden distribuir en dos grandes categorías en base a la edad del individuo. En gente arriba de 40 años comúnmente se tratan de lesiones degenerativas (desgate del hombro) como:

1.- Inflamación de los tendones del hombro (tendinitis del hombro o tendinitis del manguito rotador)

2.- Lesión o ruptura de los tendones del hombro (tendones rotos del hombro o lesión o ruptura del manguito rotador)

3.- Desgaste articular o desgaste de hombro.

Por otro lado, en gente menor de 40 años comúnmente se tratan de lesiones por sobreuso relacionadas con la práctica de algún deporte, o por accidentes previos o recientes en donde se ocasiono una lesión de hombro. Algunas de estas lesiones y por orden de frecuencia son:

1.- Luxaciones o dislocaciones de hombro

2.- Lesión de ligamentos del hombro (antigua o reciente)

3.-Secuelas de fractura de hombro.

En conclusión, el dolor de hombro nocturno es uno de los síntomas más frecuentes cuando existe alguna lesión de esta articulación. Esperamos que esta información ayude a nuestros lectores a considerar que, cuando el hombro no te deja dormir es porque algo anda mal en él.

¡Acércate a nosotros! Nuestro centro médico se caracteriza por contar con especialistas expertos en padecimientos que afectan al hombro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

citas@traumatologiamerida.com